Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2019

Ayudas y consejos para partidas de la Marca del Este en jornadas de rol

Imagen
En las últimas jornadas a las que he asistido, un juego que no ha faltado en mi mesa ha sido Aventuras en la Marca del Este, un retroclón de la edición básica del Dungeons & Dragons de los 80. Me parece un juego idóneo para esa clase de eventos porque es sencillo, divertido y directo. Puede haber un pabellón lleno de gente gritando, pero hace falta poca concentración para imaginarse a un guerrero sajando a un esqueleto viviente, sobre todo si tienes un mapa con miniaturas delante. Me gustaría compartir con vosotros los materiales que he ido utilizando para preparar mis partidas por si os resultasen útiles. Algunos ya los compartí hace años en el foro de la editorial Holocubierta, pero prefiero que estén todos juntos en un mismo sitio.
Aventureros pregenerados de niveles 2 y 3. La Marca es un juego muy letal a niveles bajos, con lo que no se me ocurriría llevar personajes de nivel 1 a unas jornadas, siempre de nivel 2 o 3, dependiendo del desafío. Por otra parte, me gusta que en la…

La barraca, de Vicente Blasco Ibáñez

Imagen
Hace poco he acabado de leer La barraca una de las obras más conocidas de Vicente Blasco Ibáñez y un clásico recomendado incluso por encima de los deseos de su propio autor, quien en el prólogo ironiza por la excesiva identificación que hacían de su nombre con esta obrita en su propia época. La barraca es una novela costumbrista sobre la vida en el campo valenciano en el siglo XIX, los odios, las cuitas, el dilema sobre la propiedad de la tierra, la sociedad de clases, la hipocresía, la injusticia. Refleja de una manera bastante fiel la dureza de la vida del labrador y la brutal ignorancia, villanía y maldad de la gente inculta, con sus retorcidos códigos de conducta y lealtades, cuyos vicios, exacerbados por el autor para acentuar el drama, son perfectamente reconocibles todavía en la actualidad, ya no sé si por cuestiones de la naturaleza humana o de la propia cultura valenciana. Cada capítulo de la novela está dedicado a un aspecto de la cotidianidad del mundo agrario, desde la técn…

Resumen y reflexiones de las jornadas Jugalcoi

Imagen
El pasado fin de semana tuvieron lugar las jornadas de juegos de mesa Jugalcoi, a las que fui invitado por mis amigos del club de rol Aminoaël para formar parte de la organización en la sección correspondiente al rol. Por esa razón, me comprometí a dirigir cuatro partidas de tres juegos distintos. Las jornadas tuvieron lugar en el antiguo colegio Cervantes, un edificio de época precioso junto al refugio antiaéreo de la guerra civil. Los juegos de tablero, miniaturas y cartas se desarrollaban abajo y el rol en salas individuales, que eran las antiguas aulas del centro. Me tocó una bien grande, tranquila y con unas maravillosas vistas a la montaña que me hizo añorar la época en la que ejercía como profesor de historia en esa misma ciudad de Alcoy. La mayor parte de las jornadas la pasé justo en esa aula sin prestar atención a la enorme variedad de juegos y actividades que había abajo. Básicamente me dedicaba a preparar los materiales de las partidas: las pantallas personalizadas, mapas…

Cazando blogs de rol

Hace unos diez años más o menos los blogs de rol estaban en auge, todo jugón con inquietudes y ganas de compartirlas con el mundo tenía uno. Era muy sencillo crearlos, bastaba con tener una cuenta en Google o en Wordpress y ponerte a escribir. Los había muy interesantes, con artículos trabajadísimos, bien documentados y mejor escritos, pero también otros que necesitaban mayor atención. Como muchas modas, la de los blogs también pasó y muchos o se abandonaron o cerraron, siendo las causas variadas. La primera, la vida misma: trabajo, familia, sensación de haber dicho todo lo que tenía que decir, etc. El auge de las redes sociales supuso un golpe duro, las personas somos perezosas por naturaleza y muchas llegaron a la conclusión de que en unas pocas líneas se podía contar lo que se pensaba sin escribir un artículo extenso. Luego llegaron los videoblogs, que más o menos cumplían la misión de un blog al uso pero sin dedicar tanto tiempo a la redacción. Yo también me acostumbré a las rede…